El mejor juego interior se lo llevan los Pelicans

"Anthony Davis" by Keith Allison (CC BY-SA 2.0)
“Anthony Davis” by Keith Allison (CC BY-SA 2.0)

La apuestas de la franquicia de Nueva Orleans por hombres de altura y un juego interior potente le ha salido muy bien, pues han logrado alcanzar las semifinales de la Conferencia Este por segunda vez en su historia.

Los New Orleans Pelicans apostaron en el verano pasado por tener un juego interior demoledor, el mejor de la NBA. Y es que, decidieron fichar a DeMarcus Cousins, uno de los pívots más dominantes de la liga para que jugase al lado de su gran estrella, Anthony Davis.

Esta pareja demolió las mejores defensas, siendo una auténtica losa para cualquier equipo al que se enfrentaban. Por ello, consiguieron demostrar que se puede estar colocado como favorito en las apuestas realizando este tipo de baloncesto, en un deporte en el que cada vez los jugadores prefieren alejarse más del aro cuando la defensa está plantada en la zona, pero para el que ciertos aspectos básicos del juego siguen necesitando a los hombres capaces de dominar estos espacios.

Sin embargo, una lesión importante de Cousins en el mes de enero hizo que la franquicia de Nueva Orleans tuviera que buscar un sustituto para esa posición. En ese momento se contrató a un Nikola Mirotic que no andaba de la mejor manera con su entrenador en los Chicago Bulls por la forma en que se había resuelto el conflicto de pretemporada con Bobby Portis.

Una vez más, los Pelicans apostaron por un hombre grande, un ala-pívot que con sus 2,08 es capaz de jugar tanto por dentro como por fuera. Y seguramente este fue uno de los aciertos por los que Davis logró incluso jugar mejor que hasta ese momento, pues su entendimiento con Mirotic le sirvió para ocupar los espacios que él dejaba cuando salía a tirar de tres.

De esta manera, ‘La Ceja’ se ha convertido en el único jugador de los últimos tiempos en dominar desde dentro, pues para él no es necesario lanzar triples para alcanzar cifras anotadores insospechadas. Recordemos que las últimas grandes estrellas que han brillado en la NBA lo hacían desde lejos del aro, algo que no le ocurre a Davis pues él domina todos los registros, lo que le convierte en un hombre total. De hecho, este juego le lleva a aspirar a dominar en el baloncesto los próximos años desde la posición de pívot, la que actualmente ocupa.

Sus números esta temporada han sido dignos de elogio, ya que ha alcanzado nada menos que los 28.1 puntos, 11.1 rebotes, 2.6 tapones y 2.3 asistencias por partido en la fase regular, mientras que en los playoffs logró elevarlos hasta 30.1 puntos, 13.4 rebotes, 2.3 tapones y 1.7 asistencias. Cifras que le llegaron a colocar como posible vencedor del MVP de la temporada, pues fue finalista junto con LeBron James y James Harden, vencedor final del premio.

En definitiva, si algo han demostrado tanto Davis como los Pelicans esta temporada, es que se puede ganar y llegar muy lejos sin tener grandes lanzadores o jugadores muy habilidosos, pues una de las bases del baloncesto, la altura, puede jugar un papel muy importante a la hora de decidir los partidos, hecho que parece que se estaba olvidando en los últimos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.