¡Pegando al pívot!

Xavi “slowmotion” Pitarch, colaborador de esta web y de otras de gran prestigio como www.solobasket.com me decía el otro día que tenía una propuesta para mi, hablar de pívots, cosa que ya hago bastante, pero hablar de algo que suele pasarles a los jugadores interiores grandes, y como me gusto la propuesta, pues voy a intentar desarrollar lo que me propuso.

Fuente: http://estaticos04.elmundo.es/elmundodeporte/imagenes/2011/01/26/baloncesto/1296027979_0.jpg
Fuente: http://estaticos04.elmundo.es/elmundodeporte/imagenes/2011/01/26/baloncesto/1296027979_0.jpg

¡Pegando al pívot!

La propuesta de Xavi era clara, porque no hablas de la cantidad de faltas que reciben los grandes, de los pequeños, y que no se pitan.

Lo cierto es que los hombres grandes, los pívots, solemos recibir bastante estopa, tanto de los otros pívots, como de los pequeños que llegan en ayudas, y lo cierto es que muchas veces, salimos perjudicados de las decisiones arbitrales.

Para explicarlo un ejemplo de algo muy habitual en defensa, un exterior, rompe a su defensor, y penetra decidido hacia canasta, de golpe se encuentra un interior que se planta delante suyo, posición ganada, pies clavados, pero pese a eso, el “pequeño” insiste y se lanza con todo su cuerpo contra el interior.

fuente: 105elmundodelbasquetbol.blogspot.com
fuente: 105elmundodelbasquetbol.blogspot.com

Que suele ocurrir, que el pequeño, sale rebotado, ya que la física es la física, y si tu pesas 80 kilos y el pívot 110….tienes las de perder, pero que suele ocurrir, que el árbitro pita falta del pívot, como anécdota, recuerdo una vez que cuando me queje al árbitro la frase de este fue…es que tu eres mucho más grande, a lo que yo le conteste que no era culpa mía que yo pesara 30 kilos más que el pequeño que quería pasarme por encima.

Ese es un ejemplo en defensa, en ataque tenemos unos cuantos mas, ya que es bastante habitual que te encuentres con más de un pequeño colgado de los brazos, o que cuando hay un cambio defensivo y te quedas con un pequeño, este suele ser ultra agresivo, aprovechando su mayor velocidad, meten mil manos, por otro lado, si estas en el poste bajo, el pequeño suele ponerse por delante, y eso equivale a gran cantidad de contactos, de los que normalmente….no te pitaran ninguno, es más, si el que se pone por delante, es hábil y sabe aprovechar la diferencia de peso, es más que probable que consiga sacar una falta de ataque del pívot.

Kentwood's Beau Roggenbach, center, draws a foul off of Issaquah defense, including Dominic Postle, left and Ethan Hammond during the Hardwood Classic quarterfinals at the Tacoma Dome on Thursday, March 3, 2016. The Hardwood Classic continues through Saturday. Kentwood pulled ahead at the end to win a close game against Issaquah, 57-51.
Kentwood’s Beau Roggenbach, center, draws a foul off of Issaquah defense, including Dominic Postle, left and Ethan Hammond during the Hardwood Classic quarterfinals at the Tacoma Dome on Thursday, March 3, 2016. The Hardwood Classic continues through Saturday. Kentwood pulled ahead at the end to win a close game against Issaquah, 57-51.

A alto nivel es bastante habitual ver como a los pívots más grandes, los inflan, literalmente, a castañas, jugadores como Tomic, Marjanovic, Bourousis, Sabonis, Tachenko y todos los pívots de gran tamaño, reciben infinidad de palos, sobre todo cuando se acercan a las proximidades del aro, y sobre todo cuando intentan un 1×1 desde el poste bajo, ya que en ese momento los pequeños saltan a las ayudas, y meten infinidad de manos en  el bote del pívot, manos que unas veces van al balón, y otras muchas, van al bulto, es decir, que te arrean un zurriagazo…o varios.

fuente: meteoasturias.elcomercio.es
fuente: meteoasturias.elcomercio.es

Otro tema es cuando hay un rebote, ya que ves al jugador grande, siendo agarrado casi de forma impúdica, por todo el que tenga cerca, la verdad, hay una grandísima foto del gran Lagarto De La Cruz, colgado literalmente del brazo de un gigantesco Tachenko, que pese a tener al Lagarto, pegado del brazo como si fuera una lapa,  sigue luchando por el rebote.

Lagarto de La Cruz colgado del brazo del gran Vladimir Tkachenko 221 y 140 kilos contra 206 y 89 kg...y el Lagarto....que no se apartaba
Lagarto de La Cruz colgado del brazo del gran Vladimir Tkachenko 221 y 140 kilos contra 206 y 89 kg…y el Lagarto….que no se apartaba

El problema es que cuando el grande, se revuelve, y saca un poquito el brazo, el pequeño suele salir disparado, muchas veces poniéndole un bastante de flopping y provocando que el colegiado pite falta personal del grande.

Personalmente, me he encontrado no una, unas cuantas veces, con jugadas en que siendo yo el grande y siendo el que recibe la falta…me la acaban pitando a mí, por el simple hecho, de que a mí, se me ve más que a los pequeños que podríamos decir, tienen con los grandes, un poquito de barra libre a la hora de hacer falta.

Fuente: www.elkharttruth.com
Fuente: www.elkharttruth.com

En baloncesto, ser alto, grande, fuerte es sin duda una ventaja, pero también es cierto que a mas grande y fuerte eres, mas galletas te vas a llevar, yo y como yo todos los que en su nivel, somos grandes, acabamos los partidos, con los brazos llenos de golpes, y eso sin bajar la pelota en los rebotes (que es lo que mandan los cánones) porque como se te ocurra bajar la pelota para hacer un bote, y colocarte mejor…estas muerto, o frito a castañas, ya que seguramente, no podrás volver a levantar el balón, porque te van a caer castañas de todo el que tengas cerca, el grande seguramente estará con ambos brazos levantados, pero todo pequeño que pulule alrededor….te estará golpeando el brazo/antebrazo/mano, aunque todo sea dicho…tu ya te habrás encargado a la segunda castaña, de meter el cuerpo, o sacar el codo a pasear, porque lo cierto es que cerca del aro, no hay lucha…hay guerra, y es una guerra subterránea, llena de campos de mina hechos a base de agarrones, empujones y golpes varios…pero para mí, es una guerra maravillosa.

Algunos ejemplos de faltas que no se pitan, o en algunas que el pívot acaba recibiendo falta en ataque

Y es una guerra que no cambio por nada del mundo, eso sí…me machaca los brazos de mala manera.

Artículo escrito por Jordi Perramón en twitter:@guguseti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *