El vintage de Flagrant Foul: “Nino” Buscató el ídolo de “La Plana”

Tras sonar Edith Piaff…llega el vintage, un vintage que hoy se va a ir cerca de mi casa, en concreto a unos 58 km aproximadamente de mi casa, porque ahí, a 58 km de Barcelona es donde se dirige el vintage, para ser exactos a Pineda de Mar lugar donde un 21 de abril de 1940 nacia Francesc Buscató i Durlan, mas conocido como Nino Buscató.

nino buscató,buscató,selección
fuente Marca

Nino Buscato es uno de los mejores jugadores de la década de los 60, un base de 178 que se convirtió en uno de los referentes europeos en su posición..

Debuto en 1955 y se retiro en 1974 tras haber pasado por las filas de cuatro clubs distintos:

  • UER Pineda
  • FC.Barcelona
  • Aismalibar Montcada
  • Joventut de Badalona.

Lo cierto es que en Pineda estuvo dos temporadas, del 55 al 57, en el Barça tres del 57 al 60, en Montcada 4 del 60 al 64 y finalmente desde el 65 al 74 en las filas de la penya.

Durante esta dilatada carrera profesional conquisto varios títulos;

  • 2 ligas, una con el barça (1959) y otra con la Penya (1968)
  • 2 copas, una con el Barça (1959) y otra de verdinegro (en 1969)

Obviamente tambien fue internacional,  y disputo un total de 222 partidos internacionales, lo que fue un record que duro de 1973 hasta 1993.

nino buscató,buscato,penya,liga nacional
fuente diario as Buscató con la penya

En ese tiempo disputo 3 olimpiadas, 8 eurobaskets y fue el base titular de la selección que conquisto la medalla de plata en el Eurobasket de Barcelona 73 y en ese campeonato promedio 11 puntos por encuentro.

Si miramos números globales veremos que sus medias fueron de 10.1 puntos por partido siendo su mejor promedio anotador el del europeo de 1965 en que se fue hasta los 16.3 puntos

(por desgracia de esa época solo hay estadísticas de puntos, no de rebotes ni asistencias).

Cuando se retiro Buscato paso a los banquillos y el primer equipo que entreno fue la propia penya a la que entrenaría de 1974 a 1975, de ahí salto al junior del Barça donde estaría de 1975 a 1980 para pasar en 1980 al CB L´Hospitalet equipo en el que estaría solo un año.

Tras un impas de 10 años volveria a ser entrenador, en este caso de la selección catalana de la que es entrenador desde 1992.

nino buscató,buscató,selección,españa
fuente: FEB

La verdad es que Nino Buscato era un prodigio, un tirador, quizas el mejor tirador de su época (en la que os recuerdo no existía el triple) y uno de los mejores unos de toda europa.

Y eso lo hizo compaginando el basket y el ayudar en el horno que regentaban sus padres, algo que compagino hasta los 29 años, las cosas que nos contaria la pista descubierta que había en la Plaza de España de Pineda de Mar, porque es ahí donde iba Nino después de currar en el horno familiar.

Las horas tirando solo en campos descubiertos, en campos de tierra con balones viejos y aros trasnochados hicieron que Nino Buscato adquiriera un don para meter la pelotita en el aro, un don que en el momento que lo ponías a jugar en un pabellón de parquet, cubierto y con balones y aros en condiciones se multiplicaba.

A ese don se unio la sapiencia baloncestística de otro gigante de nuestro baloncesto, Eduard Kucharski, que influyo y mucho en la formación de Nino Buscato.

Partido de homenaje a “Nino” Buscató

Pese a su pequeño tamaño, 178 taponar a Nino Buscato era una quimera, su rápida ejecución del tiro unida a un muy buen salto hacían que tirara una suspensión tan rápida como letal.

Nino aparte de ser un tirador letal sabia colocar y hacer jugar a sus compañeros y sabia tambien leer perfectamente los partidos, ese conocimiento del juego le permitita el lujo de atreverse a sugerirle diferentes variantes tacticas al coach, ya que el desde la pista veía las defensas rivales, los errores que se cometían por parte de su equipo, etc, etc.

Esa capacidad iba unida a otra, la de liderazgo, porque Nino Buscató era aparte de un tirador…un líder, uno de esos que no dudaba en echarle la bronca a quien hiciera falta, uno de esos que tomaba las riendas cuando las cosas se complicaban.

Era tal su carisma que era incluso capaz de comentar la jugada con el publico del mítico pabellón de la Plana, Buscató era todo eso y mucho más, era el líder, el jugador que asumía responsabilidades y alguien que tenia que estar si, si o también en nuestro vintage.

Un vintage que se acaba aquí y que da paso a nuestro experto en números, a nuestro Buscató particular de las estadísticas, el gran Matías Barmat que nos trae su sección The Matías Numbers cargadita de sorpresas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *