Los Telegramas del Sábado. Jornada 34, 2016-17.

Ultima jornada de una fase regular de una liga muy interesante, en la que, mientras los directivos se pelean por sacar adelante opciones para mejorar el contenido de la liga en las asambleas de la ACB, en el campo las opciones están abiertas de cara al remate final de la liga que son esos playoffs, que se precipitan si un catalizador a medida, en los que los reactivos están preparados para combinarse y explotar. Nada quedará al azar y los resultados serán los habituales, aunque, de no ser así, las reacciones serán sorprendentes.

Porque en la parte alta de la tabla, allí donde los equipos ya están clasificados para los playoffs, será interesante ver quien acaba con el factor cancha a favor, ya que todas las quimeras posibles y todas las elucubraciones accesibles están permitidas, pero se impone la lógica sobre todo lo demás y, a falta de precipitados externos que modifiquen aleatoriamente, las combinaciones están claras: Valencia ganará al UCAM y será segundo, Baskonia ganará al Fuenlabrada y será tercero y Unicaja ganará al Betis y será cuarto. Desde luego puede saltar la sorpresa, pero probable no es porque las diferencias de equipos son muy grandes y, además, los directamente implicados juegan en casa.

Uno de los precipitados modificara sustancialmente la lucha en la parte baja de la tabla y nos dará buenas dosis de emoción. Es bonito saber que, mientras en los despachos se cuecen maniobras de todo tipo por tener una liga de catorce equipos (los malos, los cuatro de la Euroliga), frente a una liga de dieciocho equipos sin playoffs (los buenos, el resto), en el campo está por ver quién será el símbolo. Es decir, una vez que Manresa está descendido, la cuestión es determinar si Tecnyconta, que se enfrenta al Estudiantes en Zaragoza, perderá y bajará si gana el Betis, o, por el contrario, lo hará el Betis que se enfrenta al Baskonia en el Buesa Arena, o perderán los dos, que también es posible y que dejará la clasificación con los sevillanos descendidos. La ecuación química es tan simple que la reacción es clara: precipita el Betis, y a partir de aquí está por ver cuál de los dos, Manresa o Betis, se convierte en el símbolo del descenso. Porque, si se consigue una liga de dieciocho y suben dos de LEB porque no hay Canon, uno deberá descender sí o sí, tal y como están las cosas. Particularmente creo que debería ser Manresa porque la configuración de la plantilla ha sido de presupuesto LEB. Un presupuesto cercano a la zona media-alta de esta liga y por tanto no debe pertenecer más a la ACB.

En el apartado televisivo-multimedia: la semana arrancó con la entrevista de Palco23 al directivo de IMG Media, la empresa que tiene los derechos de la Euroliga, Enric Rojas, cuyo titular nos dejó un tanto desconcertados: “Se ha demostrado que los deportes en TV de pago también es lo mejor para el consumidor”, aunque luego matiza y advierte que “en el corto plazo, puede ser que algún contenido no sea sostenible”. Es evidente que si los contenidos en los deportes minoritarios se ven afectados, en los grandes deportes de masas también, como ejemplo está la UEFA y su bajada de precios para España porque no había ofertas. Un signo inequívoco del error que suponen las retrasmisiones en cerrado que vinculan el pago de sus derechos a las cuotas de abonados. Sin embargo, la estrategia de los directivos es clara, y esta no es otra que al de buscar crear una cultura del aficionado a los eventos en cerrado como algo necesario, buscando imitar los resultados, que se produjeron en EE.UU., cuando la televisión por cable apareció en escena en los años setenta. Fue la HBO la que despegó de forma sorprendente, cuando nadie apostaba por ella, al hacerse con los derechos de algunas retrasmisiones deportivas y ver como las audiencias despegaban a lo grande. Algunos visionarios como Jerry Bus, el anterior propietario de los Lakers, fueron unos iluminados en este sentido, vendiendo los derechos de algunos partidos a la compañías por cable para ver como la gente no solo no dejaba de ir al estadio de los Lakers, The Forum en Inglewood, como pronosticaban los agoreros, sino que además las audiencias de las compañías de cable que retransmitían los partidos se disparaban. En una época en la que los derechos de las franquicias de la NBA se gestionaban individualmente por cada propietario y en la que los periodistas y el resto de propietarios liderados por el antiguo comisionado Larry O´Brien pretendían que todo siguiera igual, los empresarios como Buss y David Stern, mano derecha de O´Brien antes de llegar a ser su sucesor al mando de la NBA, veían como debía ser el futuro de forma más clara que sus predecesores. Pero, mientras que en EE.UU. esto se hizo de forma natural, sin intervención estatal y bajo las leyes de la libertad de empresa y de la oferta y la demanda, y con el acertado trabajo de unos locutores y productores muy creativos, que innovaron y que se salieron en cuanto a contenidos, aquí, respecto al baloncesto, lo que hay son contenidos sosos y anodinos que repiten machonamente formatos que en su día fueron vanguardistas, pero que hoy se han quedado obsoletos. Uno ejemplo de esto, y quizás el mejor termómetro para medir la situación, son los programas en abierto de Basket Lover, en los que Iturriaga hace lo imposible por conseguir audiencia alejándose del baloncesto como forma de atraer la atención, pero sin conseguir audiencia porque solo importa la presencia de patrocinador y no la calidad del contenido. Y es que la calidad y la innovación no pasan solo por el ascenso cualitativo en la retrasmisiones, en las que la llegada de la HD era algo necesario, sino por la mejora en la calidad de la realización, de los contenidos y de los formatos para los comentaristas, en los que la frescura debe primar sobre el encajonamiento de los formatos. Los años de la edad de oro de la NBA en el Plus, en la que los comentarios del añorado Andrés Montes y Daimiel lanzaron la liga americana como plataforma, se caracterizaron por esa innovación y frescura que atraían a la gente, y lo mismo pasó con Trecet en sus inicios.

Lo fresco, nuevo y de calidad atrae, lo de siempre aburre, por lo que considerar que el hecho de que el deporte se dé en cerrado como beneficioso para el mismo es algo que no es cierto porque depende del marco en el que se encuadre.

Todos los partidos el domingo a las 18.00. menos el Herbalife Gran Canaria – RETAbet Bilbao Basket que se juega a las 13.00. Descansa el Joventut de Badalona.

Orofino33

En twitter @orofinosincausa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *