Kevin Willis el complemento perfecto de Dominique Wilkins

Cuando empiezas un escrito o una frase con algo así como, cuando era joven, significa que uno ya no es tan joven, y lo cierto es que yo, ya no soy tan joven, pero me acuerdo que cuando yo era (más) joven, aun me levantaba para ver partidos de la NBA, de la NBA de antaño, de la de verdad.

En aquellas épocas, mis amigos eran de tres equipos básicamente, Lakers, Celtics o Bulls, y como siempre alguien tenía que ser el raro, y en este caso, el raro, era yo, y todo porque mi equipo preferido no eran ni lakers, ni Celtics ni Bulls, ya que mi equipo, eran los Atlanta Hawks, donde jugaba Dominique Wilkins.

Fuente:www.lansingstatejournal.com
Fuente:www.lansingstatejournal.com

Pero no solo me gustaban los Hawks por Dominique, había allí, un jugador, que personalmente me encantaba, un jugador que no llegaba al nivel de los grandes pívots de la época en la NBA,  pero que estaba  un pasito por detrás de ellos, y que estoy convencido, que si hoy, jugara, sería uno de los mejores de la actual NBA, y que sin duda ninguna, era el complemento perfecto de Dominique, y justamente de ese jugador os hablare hoy.

Kevin Alvin Willis, nació el 6 de septiembre de 1962 en los Ángeles California y era un 4 – 5  muy grande, un 7 pies (213 de altura), lo cierto es que tuvo una carrera larguísima, ya que jugó hasta los 44 años de edad, y durante su carrera tuvo un par de motes, “Devo” y  “Flash”.

Fuente: bleacherreport.com
Fuente: bleacherreport.com

Pese a nacer en California Kevin Willis se graduó en la Pershing Highg School de Detroit,  de ahí paso a la Universidad de Jackson (80-81) (no he sido capaz de encontrar estadísticas de esta etapa, ya que aparece como si no hubiera jugado ni un partido) y en su temporada freshman fue transferido a Michigan State University, donde jugaría 3 temporadas (81-84) promediando 10.1 putos, 7.1 rebotes, 0.2 asistencias, 0.5 recuperaciones y 0.9 tapones (en su segunda temporada sus números se dispararon hasta  los 13.3 puntos , 9.6 rebotes y 1.3 tapones).

Fuente: www.thesportster.com
Fuente: www.thesportster.com

Su planta y sus buenos números, llamaron la atención de la NBA, y los Atlanta Hawks se hicieron con él, escogiéndolo en la posición numero 11 de la primera ronda del draft de 1984, y lo cierto es que mis mejores recuerdos son vistiendo el numero 42 de los Hawks.

En Atlanta estuvo la friolera de 9 temporadas seguidas (84 – 94) y durante esos años tuvo a grandísimos jugadores a su lado, nombres como Dominique Wilkins, Spud Webb , Reggie Theus , Antoine Carr, Cliff Levingstone, Konkac, Tree Rollins, Moses Malone o Doc Rivers, a los 32 años los Hawks decidieron traspasarlo a Miami Heat (94-969 de ahí paso

Fuente: www.nba.com
Fuente: www.nba.com

a Golden State Warriors (96), y de los Warriors se fue a Houston Rockets (96-98), paso también por Toronto Raptors (98-01), Denver Nuggets (01), volvió a recalar en los Rockets (01-02), se fue a San Antonio Spurs (02-04) con quienes ganaría un anillo de campeón en 2003, tras salir de los Spurs, volvió a su primera casa Atlanta Hawks (04-05) y acabaría su carrera en 2007 en las filas de los Dallas Mavericks.

Durante todo este tiempo acumulo 17523 puntos (12.1 por partido) , 11901 rebotes (8.4 por partido) y 1328 asistencias (0.9 por partido), lo que le convierte en uno de los 15 jugadores de la historia de la NBA que acaba su carrera con más de 16000 puntos y 11000 rebotes, a esto hemos de añadir su anillo con los Spurs en 2003, ser elegido para el All-Star del 92 y ser escogido ese mismo año en el tercer mejor equipo de la NBA.

En Atlanta en su primera etapa, se convirtió en un jugador básico, promediando en total 14.7 puntos , 10.1 rebotes, 1.1 asistencias, 0.8 robos y 0.6 tapones, destacaríamos la temporada 91-92 con 18.3 puntos, 15.3 rebotes, 2.1 asistencias, si miramos en todos las temporadas jugadas con los Hawks, en las dos etapas, sus números  son de 14.1 puntos, 9.7 rebotes, 1.1 asistencias.

Fuente.www.nba.com
Fuente.www.nba.com

Willis, que curiosamente se graduó en la universidad de Michigan en moda y textil fundó en 1988 una compañía con su amigo de la universidad Ralph Walker, y mientras Willis capturaba rebotes y anotaba puntos, la empresa se dedicaba a chaquetas de piel, expandiéndose al mundo del Denim en 2003, fundó además un pueblo exclusivamente dedicado para los niños con discapacidades, que se llama Atlanta Children´s Village

Mis recuerdos de Kevin Willis jugador son los de un jugador interior poderoso como pocos, físicamente imponente, con un buen gancho de derechas, que sabia jugar al poste, quizás no con muchísima variedad de movimientos, pero si con un buen reverso, a eso sumaba una buena capacidad para correr la pista, la imagen que recuerdo es la de un mazas de ébano que además sabia jugar  baloncesto, era un jugador sumamente espectacular, con una capacidad de salto brutal y que a poco que podía hundía la pelota en el aro rival, agresivo en el rebote ofensivo y muy buen reboteador, trabajaba bien el pick&roll, su rango de tiro era por eso escaso y su porcentaje desde la línea de tiros libres era correcto, 71.3%.

Fuente: www.redclaysoul.com
Fuente: www.redclaysoul.com

Como decía, no era un pívot a la altura de los grandes de su época, pero eso no significa que fuera malo, porque no lo era en absoluto, es más, en más de una ocasión y de dos, les comía la tostada a algunos de los grandes pívots de la época y era capaz de anotar con facilidad ante pívots del  nivel defensivo de Patrick Ewing (ejemplo el video que viene a continuación)

En definitiva muy buen jugador, que junto a Dominique, Webb y Doc Rivers era motivo, cuando era joven, de muchas de mis noches sin dormir, porque aunque no os lo creáis, lo de #dormiresdecobardes no es algo nuevo, es algo que los más viejos del lugar, ya hacíamos, y lo hacíamos con la voz de Trecet de fondo, sus DIIIIIIIIIIIINNNNNNNNNNNNG DOOOOOOOOONG  y eso si, a costa de dormir poco.

Lo que esta claro, es que un jugador, como Willis, hoy, seria un pivot Top en la NBA, tenia físico, calidad, era espectacular, y ademas corria la cancha como un gamo, lastima que se tuvo que enfrentar a auténticos dioses de la pintura como Olajuwon, Ewing, Malone, Jabbar, Parrish que simplemente estaban un paso por delante del bueno de Kevin Willis, pero a mi personalmente verlo jugar a él y a los Hawks, me entusiasmaba…sin duda…cosas de cuando era (más) joven.

 

[slideshow_deploy id=’4066′]

 

Artículo escrito por Jordi Perramón en twitter: @guguseti

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *