Un jugador de la ACB que se ha hecho un nombre en el mundo del póker

poker
foto sin derechos

Casi siempre que un jugador pone punto final a una carrera en la élite experimenta una serie de sentimientos encontrados que de algún modo condicionan esa etapa postprofesional. La gran mayoría afirma que en los primeros meses se sienten liberados de entrenamientos, concentraciones y viajes, lo cual les permite disfrutar de la vida sin tapujos. Pero tras ese perÍodo, un amplio porcentaje de ellos afirma que comienzan a extrañar la adrenalina de la competición y acusan negativamente ese vacío que la sustituye. En medio de esta incertidumbre, algunos tratan de buscar esa añorada emoción en otros frentes y a fe que algunos lo consiguen.

Juan Carlos Barros Martínez es un jugador de baloncesto que se formó en la cantera del Real Madrid para fichar en 1985 por el desaparecido Bancobao Villalba. Tras dos temporadas en la Primera B, logró el ascenso a la ACB con el equipo de la sierra madrileña. En esta categoría disfrutaría de tres temporadas más en Villalba antes de fichar por el Pamesa Valencia en el que creció definitivamente como jugador y con el que participó en otras cinco temporadas. En 1995 firmó por el Caja San Fernando para disputar una sola temporada antes de poner rumbo al Club Baloncesto Granada donde permanecería otra temporada.

En 1997 abandonó el campeonato español para disputar la Liga Portuguesa con el Guialmi Estrelas da Avenida. En su primera temporada logró los títulos de Liga y Copa siendo elegido mejor jugador de ambas finales. Al finalizar su segunda temporada abandonó el club para jugar cuatro temporadas más en el CAB Madeira Funchal (1), Benfica Portugal (2) y Aveiro Basket (1), donde puso fin a su carrera.

Tras casi dos décadas como profesional, este gallego de A Coruña se puso manos a la obra buscando saciar su apetito de competición en otra materia que poco tiene que ver con el baloncesto en cuanto a lo físico, pero en la que encuentra varias similitudes en lo que se refiere a la estrategia y la disciplina: el póker.

Como buen amante de los juegos de mesa y los deportes mentales, Juan Carlos conoció el póker en su época en las categorías inferiores madridistas y evolucionó jugando con sus compañeros de equipo durante su periplo por Portugal. Pronto se convirtió en un jugador profesional, dedicado principalmente al póker online, aunque también ha llegado a participar en algunos de los eventos en vivo más prestigiosos del mundo como las Series Mundiales de Póker.

No es algo nuevo que las mesas de póker son un recurso más que utilizado por muchas de las estrellas del deporte de la canasta. Michael JordanDennis Rodman o Paul Pierce son solo algunos de los numerosos nombres que se perdían por los naipes. Y no digamos de los jugadores actuales, entre los que alguno como el gran LeBron James se maneja de maravilla, según dicen. Para conocer su otra pasión basta ver este videoclip en el que se interpreta a sí mismo jugando en una de sus salas habituales, PokerStars.

Fuente: Youtube  “King LeBron” en un videoclip del rapero Drake
Hasta aquí la experiencia de Barros con los tapetes podría describirse casi como normal. Pero el gallego ha ido mucho más lejos. Tras un período en las mesas, decide dejarlas un poquito a un lado y se sumerge de lleno en la industria de la publicidad y la información que rodea al mundo del juego. Se erige como fundador de Poker10, uno de los sitios de referencia sobre póker en lo que a información en español se refiere, tanto para nuestro país como para Latinoamérica.

En la actualidad se dedica a jugar al póker solo por diversión y forma parte junto con otros socios de un conglomerado de empresas dedicadas al marketing digital de juego online, así como a otras materias entre las que se encuentran viajes, música, educación, trading, motor y un largo etcétera.

En definitiva, un apasionado del baloncesto que alcanzó algunos hitos importantes durante su carrera y que, tras poner fin a la misma, ha sabido reciclarse para hacer de este universo del póker su nueva profesión.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *