El modelo invisible

Foto: Futbol Club Barcelona
Foto: Futbol Club Barcelona

Llevo mucho tiempo contenido, notando el peso de los cuernos puestos, engañado y toreado por los dirigentes del club de mis amores.

Hace un año se produjo una teórica revolución en el Futbol Club Barcelona Lassa: Xavi Pascual no continuaba como entrenador del primer equipo, se fichaba a Giorgios Bartzokas, retoques en el organigrama de la sección, fichajes y salidas (menos de las esperadas). Toda en busca de un cambio radical en la imagen y juego del equipo, y respaldado en la idea de aplicar un “nuevo modelo”.

Este modelo se basaba (según comentó Albert Soler en rueda de prensa) en la creación de una estrategia contra la huida de jugadores a la NBA (o NCAA, en el caso de los más jóvenes), la contratación por jugadores que desearan hacer carrera en Europa, y la apuesta por la formación de jugadores jóvenes.

Hace un año nos prometieron la aplicación de un nuevo modelo, que ha resultado ser invisible, a todos los efectos. Quizás un año no sea tiempo suficiente, pero ha sido demasiado largo y duro como para dejarlo pasar.

La apuesta por los jugadores jóvenes, la transición de jugadores más veteranos, la reestructuración de una plantilla envejecida y demasiado acostumbrada al “Pascualismo”, han sido algunos ejemplos de lo que no se ha hecho. Por no hablar de lo que no se ha hecho en las categorías inferiores, en las que deberías ser capaz de atraer talento y la realidad dice que la cantidad de azulgranas es casi imperceptible.

Se han perpetuado viejos vicios como la sobreexposición de Navarro (cuando sus reiteradas lesiones le han permitido vestirse de corto), un juego especialmente inoperante y aburrido (el griego en ningún momento logró hacer ese cambio tan deseado en el equipo), o la nula aportación de los jóvenes. Aunque a muchos (me incluyo) nos parecía imposible, se ha echado de menos esa testiculina que Pascual sabía sacar en muchos momentos clave de la temporada al equipo.

Pocas oportunidades para Moussa Diagné
Pocas oportunidades para Moussa Diagné (Foto: Kia en zona)

Se mantiene a un entrenador que no funciona, a algunos jugadores pasados de vueltas (léase Oleson, Perperoglou), los nuevos tampoco ilusionan a la parroquia, se ficha a jugadores de segunda o tercera categoría, y todo en base a una ilusión ficticia de dar más minutos y protagonismo a los jóvenes. Como dato, los 3 jugadores que menos minutos disputan en el Playoff (que es cuando te la juegas de verdad, y sin contar a Peno) son Diagné, Eriksson y Vezenkov.

Es cierto que la mayor plaga de lesiones que se recuerda puede servir de excusa para los dirigentes del club, pero yo lo veo como la gran oportunidad que han tenido para demostrar que eran válidos para fichar, ceder jugadores, cerrar a futuribles, etc. Pero el resultado es de sobras conocido por todos. La burbuja del Palau con los éxitos de los primeros años de Xavi Pascual se deshinchó, los parches se agotaron y la nueva compra del año pasado no ha servido para nada.

Ni así se ha dado oportunidades a los jóvenes, ni se ha fichado futuro. A los aficionados, a los que seguimos la actualidad del equipo, a los que vemos los partidos (la gente no va al Palau Blaugrana, pero rara es la vez que el presidente de todo el club se deja ver por el palco…), a los que leemos blogs y participamos en tertulias y foros, no se nos puede engañar con palabras vacías como “nuevo modelo”, “año de transición” o “periodo de aclimatación”.

Ni la peor temporada de la historia de la sección (esta frase se la dedico a mis amigos de la Penya) ha servido para dar un golpe encima de la mesa, buscar soluciones a mitad de temporada, y apostar por un equipo que, no lo olvidemos nunca, es la pasión de miles de seguidores. La actitud de Rodrigo de la Fuente, de Albert Soler o de Josep Maria Bartomeu ha sido invisible, como el modelo que nos han pretendido vender… Hace un año parecía que el Futbol Club Barcelona Lassa sería una mezcla de equipo de cantera con la capacidad de fichar a grandes estrellas. El resultado se resume en 2 palabras: Xavier Mundford

No quisiera acabar sin dejar en el aire algunas preguntas que se me han ido ocurriendo, mientras escribía este artículo:
CLUB
¿Y si el modelo que hay que cambiar radicalmente es el de la estructura de la sección, y sus componentes?

Y si la estrategia es ir poniendo más y más escalones para no llegar nunca a la puerta del despacho del presidente?

MODELO
¿Y si nos decidimos por una apuesta de juego y sección, dejamos trabajar a cualquier entrenador en base a una linea y se ficha a los jugadores que quiere y necesita?

¿Y si resulta que toda esta patraña del modelo es la excusa de los actuales dirigentes del club para vender humo y seguir ocupando sus puestos? (a Nacho Rodríguez lo disculpo, todavía no le hemos dado ni la oportunidad del que está en periodo de prueba).

Articulo de opinión escrito por Xavi Pitarch en twitter: @SlowMo1981

Autor del blog xaviasque un blog en que habla de todo un poco…desde su particular visión.

Ha colaborado entre otros con solobasket.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *